La crisis en Siria empuja a la explotación laboral de la población infantil

La crisis en Siria empuja a la explotación laboral de la población infantil

Esta es la preocupante conclusión de un informe lanzado por Unicef junto a Save the Children sobre trabajo infantil en la región.

En Siria, más del 75 % de los niños de los hogares encuestados para este informe trabajan para contribuir a los ingresos familiares. En Jordania, cerca del 50 % del total de los niños refugiados sirios apoyan el sustento de su familia. En Líbano, se detectaron niños de hasta seis años trabajando.

Entre los niños que trabajan, los más vulnerables son aquellos utilizados para conflictos armados, explotación sexual y actividades ilícitas como la mendicidad organizada y el tráfico de niños.

“La crisis de Siria ha reducido drásticamente las oportunidades económicas de las familias y ha empobrecido millones de hogares en la región, provocando que el trabajo infantil alcance niveles críticos”, dice Roger Hearn, director regional de Save the Children en Oriente Medio y Eurasia.

“Conforme aumenta la desesperación en las familias, los niños trabajan básicamente para sobrevivir. Se están convirtiendo en los principales actores económicos, tanto en Siria como en los países vecinos”, añade Hearn.

El informe muestra que cada vez son más los niños que trabajan en condiciones peligrosas, lo que podría provocarles daños graves en su salud y bienestar.

“El trabajo infantil obstaculiza el crecimiento de los niños y su desarrollo; trabajan muchas horas y por poco sueldo, frecuentemente en ambientes extremadamente peligrosos y no saludables”, dice Peter Salama, director regional de UNICEF en Oriente Medio y África del Norte.

Según el informe, 3 de cada 4 niños que trabajan en el campo de refugiados de Za’atari en Jordania, tienen problemas de salud laboral. Otro 22% de los niños empleados de manera informal en el sector agrícola, resultaron heridos mientras trabajaban en Mafraq y el Valle Jordano.

Además, los niños que trabajan son más propensos a abandonar la escuela – lo que se suma al temor de una “generación perdida” de niños sirios. Actualmente, 2,7 millones de niños se encuentran fuera de la escuela.

Desde UNICEF y Save the Children creen muy urgente tomar una serie de medidas para luchar contra el trabajo infantil en Siria y en los países afectados por la crisis humanitaria. Entre sus propuestas se encuentran:

  • Mejorar el acceso a medios de vida, favoreciendo la financiación de actividades con las que los adultos puedan generar ingresos.
  • Proporcionar educación segura y de calidad para todos los niños afectados por la crisis.
  • Priorizar la erradicación de las peores formas de trabajo infantil.
  • Fortalecer servicios de protección de la infancia nacionales y comunitarios.

Los niños de Siria están sufriendo las consecuencias del fracaso mundial de poner fin a la crisis. Necesitan ayuda para seguir siendo niños.

Fuente: UNICEF